Más allá de lo obvio como pañales, mudas de ropa, toallitas y otras cosas, existen ciertos productos que, si bien no son necesarios en el hospital, harán que puedas acostumbrarte a esta nueva rutina con mayor facilidad una vez llegues a casa y te enfrentes al día a día con tu bebé.

Cuna, moisés o corral

Sin importar cuál elijas, debes asegurarte que cumpla con diferentes características que certifiquen el bienestar y buen sueño de tu hij@.

¡No enloquezcas! En el mercado vas a encontrar cientos de opciones, lo más importante es que dejes que tu instinto y la asesoría de tu pediatra te guíen a través de esta importante compra, como punto de partida puedes tener en consideración algunas de estas características:

Barrotes: En materia de barrotes existen muchas sugerencias y medidas, lo más importante de esto es que la altura del barandal sea adecuada para que tu bebé no corra el riesgo de caerse, al igual que las aberturas entre estos no sean tan anchas como para que quepa su cabeza ni tan angostas para que sus extremidades queden atrapadas.

Somier: La base de la cuna debe ser sólida, amplia, estable y cómoda; más allá de su diseño y aspecto físico, cuida que esté hecha a base de materiales naturales, sin pinturas nocivas ni productos químicos que puedan desprenderse mientras tu chiquitín descansa.

Colchón: Los hay de muchísimos tamaños, lo primero que debes tener presente es su medida, cuida que este encaje muy bien con tu cuna pues no es recomendable que quede mucho espacio hacia los lados, de igual forma, busca que la espuma de este sea suficientemente firme para que tu bebé no se hunda en ella, aquí podrás encontrar las múltiples opciones de colchones que tenemos para tu pequeño.

 

Cambiador

Habiendo resuelto todo el asunto del sueño, llegó la hora de concentrarte en el espacio o superficie donde lo vas a cambiar, teniendo en cuenta claro que será una actividad que llevarás a cabo constantemente.

Portátil: De estos sí que vas a encontrar miles, ten presente características como el material, si es o no lavable, impermeable y removible para facilitarte tanto el aseo de tu bebé como la limpieza del cambiador, el relleno y hasta los motivos o diseños de este, existen algunos productos que por su uso constante comienzan a descascarar.

Colchón cambiador: Si bien este colchón no es para que tu hijo duerma, será perfecto para cambiarle tanto la ropa como el pañal, por eso mismo debes considerar factores como la dureza de la espuma (al igual que con el colchón para la cuna), la forma (si tiene o no relieves a sus lados para impedir que se caiga) e incluso su material (debe ser impermeable y de fácil lavado).

No es necesario que compres los dos, sencillamente es una buena opción para que en cada ocasión cuentes con el producto indicado, el primero podrás llevarlo a todas partes mientras que el segundo es ideal para cambiar a tu bebé de pie y de una manera más cómoda.

Bañera

Por último, pero no menos importante, busca una bañera  con un material fuerte, que no ceda ante el peso de tu bebé y que no sea potencialmente tóxico o que desprenda sustancias nocivas que puedan afectarlo a través del agua.

 

  • Bañera Anti-reflujo

    $74,900 $52,430
  • Bañera bebé sentado

    $27,900 $19,530
  • Nuevo

    Toalla Infantil

    $90,900 $63,630

Tómalo con calma, probablemente aún tienes unos cuantos meses para ir haciendo las compras necesarias y tener preparada su habitación, recuerda que no hay leyes ni reglas exactas para conseguir el producto perfecto, pero tu instinto y la guía de tu pediatra serán la clave para tomar las decisiones correctas ¿qué otros elementos crees que son indispensables para recibir a tu bebé?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellasCargando...